Pepe Mediavilla

Pepe Mediavilla
LE ENCAJAN LOS ACTORES NEGROS, ALGUNOS EXCLUSIVAMENTE, COMO MORGAN FREEMAN

Es la voz de Morgan Freeman, casi sin más añadidos, aunque esta suerte tiene cara y cruz, puesto que a Pepe Mediavilla lo llaman para pocas cosas más. A sus 69 años, contempla cómo se inició en la compañía de Alejandro Ulloa, con once años, para adquirir después experiencia radiofónica a base de recitar cuentos e interpretar seriales. El contacto con el doblaje se lo proporciona Luis Posada, voz de Alec Guinness y John Gielgud. Al cabo de una semana, se enamora tanto de este trabajo que decide consagrarse por completo a él. En La Voz de España todo tiene aire familiar, incluso juegan al póquer mientras no les toca intervenir.

Dobla miles de películas, teniendo en cuenta que, durante un tiempo, rebasa el promedio de cien películas al año. De 1969 a 1974, le ofrecen un contrato exclusivo con un sueldo de veinte mil pesetas mensuales, cuando en la compañía de seguros donde trabaja a penas gana cuatro mil. Mediavilla es la voz de George Kennedy, tanto en la trilogía Aeropuerto como en Terremoto. Entre sus cimas, los filmes Doce del patíbulo, donde da voz a Jim Brown, el primer negro que dobla, y Ian McKellen en El señor de los anillos. El último papel protagonista de Morgan Freeman, en la película Invictus, Mediavilla lo dobla antes de Navidad, y lo hace de memoria, como siempre. Son cuatro intensísimas jornadas. Al recitar un poema que Mandela escribió en la cárcel, al actor barcelonés se le saltan las lágrimas.

A Freeman resulta difícil sincronizarle los diálogos. Conviene adivinarle la intención por la mirada. Para Pepe Mediavilla es casi un hermano. Ahora llevaba dos años sin doblarle, porque no había estrenado ningún título. Cuando le convocaron ya se sintió feliz. Aunque ambos hablan de forma muy distinta, Mediavilla conserva lo esencial. El norteamericano no es histriónico ni se excede. Al contrario, transmite dulzura y confianza. Como Pepe, que es un buenazo, a pesar de su trueno gutural al que, además de los personajes de color, le endilgan bandidos y piratas